5 sept. 2012

Muffins salados de calabacín y bacon

Buenas tardes!!!

¿Quién dice que los muffins sólo pueden ser dulces? Pues no... también son una opción riquísima y muy versátil en salado.

Los que os presento a continuación, fueron para una fiesta y la verdad es que gustaron mucho, ya que no a tod@s les gusta el dulce... 
Además, la cúrcuma ha sido todo un descubrimiento para mí porque da un toque muy suave y rico a los platos, además de color.


Ingredientes: (Con las cantidades que os indico, me salieron 20 unidades...) ;)
  • 1-2 calabacines 
  • 150 g bacon
  • cebolleta pequeña
  • huevos a temperatura ambiente
  • 50 ml aceite de oliva
  • 50 ml leche
  • 150 g queso crema (tipo Philadelphia)
  • 200 g harina trigo
  • Media cuharadita levadura o impulsor químico
  • cucharadita de cúrcuma
  • Sal (marina a ser posible)
  • Pimienta negra molida
  • Orégano

Preparación:
  1. Mezcla en un bol los ingredientes secos (harina, cúrcuma, pimienta, orégano, sal y levadura). 
  2. Lava bien, seca y trocea el calabacín o calabacines (1 ó 2 según tamaño), de los que conservaremos la piel. 
  3. Trocea el bacon pequeño y pica la cebolla muy fina. 
  4. Añade el calabacín, el bacon y la cebolla a la mezcla de harina y remueve para que todo quede bien integrado.
  5. En un recipiente más grande, bate los huevos con el aceite, el queso crema y la leche hasta que consigas una mezcla homogénea.
  6. Incorpora el resto de ingredientes que tenías reservados y mezcla con una espátula o lengua de silicona, y no te preocupes si quedan grumos; los muffins no requieren mucha manipulación. 
  7. Para que te queden más esponjosos, deja reposar la masa en la nevera una media horita.
  8. Precalienta el horno entre 180-190 ºC y mientras, engrasa un molde para muffins con un poco de aceite y harina; también puedes usar desmoldante. Si no tienes molde para muffins, puedes utilizar cápsulas de magdalenas o moldes de flan engrasados.
  9. Con ayuda de una cuchara o de uno de esos utensilios para hacer bolas de helado, rellena cada cápsula o hueco del molde hasta arriba. Espolvorea un poco más de orégano sobre cada uno, y lleva al horno a media altura durante unos 30 minutos aproximadamente hasta que estén dorados. (Recuerda que cada horno es un mundo, así que si el tuyo tiene aire, úsalo para que el calor se reparta uniformemente; y si no es el caso, ponlo con calor arriba-abajo)

Quedan riquísimos y muy esponjosos, y además siempre serán una sorpresa para vuestr@s invitad@s!!! Se me ocurren otras muchas opciones... de tomates secos, ricotta y albahaca, con queso mozzarella y aceitunas negras (en plan muffin-pizza...), rellenos de carne picada con salsa barbacoa... ¿No se os hace la boca agua? jajajaj!!!


Espero que os gusten ;) Buen provecho!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios han de ser respetuosos.
Por supuesto se aceptan críticas, siempre y cuando estas sean constructivas.