11 abr. 2013

Judías verdes con tomate y albóndigas en Cocotte

Buenas tardes,

Hoy estoy contenta de poder compartir con vosotr@s esta receta, que no tiene nada del otro mundo…, pero es que la he preparado con uno de los regalos que he recibido por mi 34 cumpleaños ;), una cocotte preciosa de 26 cm de diámetro que el lunes fuimos a comprar a la tienda outlet de Le Creuset de La Roca Village, en la Roca del Vallès (Barcelona).
Ya os haré un post sobre ella, pues aunque ha sido una decisión muy meditada (como casi todo lo que me compro…), y he leído maravillas sobre sus propiedades culinarias, aún tengo que hacer varias pruebas para dar la razón a los posts que he leído a lo largo de todo este tiempo.

De momento, la receta que a continuación os presento ha quedado riquísima. Esto sí es slow cooking, pues estuvo al fuego más de 2 horas… Eso sí, me quedó algo líquida, pero eso se resuelve rápido con una picada de almendras o bien un poquito de Maizena disuelta en agua fría ;)


Para hacer la receta, miré diferentes blogs y vídeos en Youtube donde aparecieran cocottes, pero finalmente, partí de lo que tenía en la nevera y me animé a probar suerte con lo que había…,, judías verdes, carne picada, tomate en pera… Eso sí, tuve muy presentes las recomendaciones a la hora de cocinar con este tipo de utensilios: muy poca grasa y fuego suave, pues al ser de hierro colado vitrificado, reparte el calor de maravilla por todo el recipiente y la tapa… Mirad si aguanta bien el calor, que casi 3 horas después de haber apagado el fuego, aún permanecía bien caliente.

Pero voy con la receta, que me enrollo, y como os he dicho antes, mi intención es hacer un post sólo de los productos que compré… pues no sólo fue la cocotte, sino que también cayó una fuente de cerámica preciosa… Por supuesto, el precio influyó en mi decisión…

Ingredientes (para 4-6 personas)

NOTA: En la foto se observa una pechuga de pollo (era la idea inicial, pero con ella hice otra preparación para la noche…), así que para esta receta utilicé 1 kg de carne picada mixta de ternera y cerdo (que no se ve en la foto), a la que además del huevo, añadí 1/2 cucharadita de canela… El pan de molde no lo puse. Lo veréis en la siguiente foto ;)




Preparación base
  • 1kg de judías verdes planas troceadas (pueden ser frescas o congeladas)
  • 1 cebolleta tierna grande o 2 medianas
  • 2 dientes de ajo (sin el germen central para que no repita)
  • 2 zanahorias
  • 1 pimiento verde
  • 1 kg de tomate triturado, entero, fresco… en crudo
  • 500 ml de calo de pollo o verduras (probablemente necesitaréis menos, ya que a mi me quedó caldoso al añadirlo todo…)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil picado
  • Azúcar para la salsa de tomate
Para las albóndigas
  • 1 kg de carne picada mixta (ternera-cerdo, ternera-pollo-cerdo… a vuestro gusto ;)
  • 1 cebolleta
  • 1 ajo
  • 1 huevo
  • Pan de molde remojado en leche o agua (opcional)
  • 1/2 cucharadita de canela (opcional)
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil picado

Preparación
  1. Comenzamos poniendo al fuego la cocotte con una gota de aceite que hay que repartir por toda la base y paredes de la cacerola (sí sí… una gotita!!!)
  2. Picamos las verduras y las ponemos a sofreír a fuego medio, con un poco de sal y pimienta.
  3. Una vez pochadas las verduras, añadimos el tomate e incorporamos 3 cucharadas de azúcar para evitar la acidez, sal y pimienta.

4. Removemos y tapamos para que se cocine todo a fuego lento durante unos 15 minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando.
5. Incorporamos las judías verdes y el caldo (un apunte, como ya he dicho antes, yo puse el 1/2 litro y al final me quedó bastante líquido… Creo que para estas cantidades, con 250 ml de caldo será más que suficiente) Remover, tapar, y dejar cocinar tapado otros 15-20 minutos a fuego lento.


6. Formamos las albóndigas mezclando los ingredientes, y las añadimos una a una a nuestro guiso. No es necesario sumergirlas, ya que al tapar la olla, el propio vapor las cocinará por igual. Cocinar unos 30 minutos a fuego lento. Rectificamos de sal y pimienta, espolvoreamos con perejil picado… Et voilà!!


Estaban riquísimas!!! Y he de decir que no hace falta gastarse el dinero en una olla como esta para comer bien…, pero admito que dejar que las comidas se cocinen a fuego lento como antes, les confiere un sabor bien distinto.

Espero que os animéis a hacerla, que me contéis qué os ha parecido, y que por favor, si alguien tiene alguna de estas ollas, comparta su experiencia y si ha notado una diferencia notable con respecto al menaje convencional ;)

Gracias y un abrazo!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios han de ser respetuosos.
Por supuesto se aceptan críticas, siempre y cuando estas sean constructivas.